El sí de las niñas es considerada como la obra maestra de Leandro Fernández de Moratín y el máximo exponente del teatro neoclásico español del siglo XVIII. Estrenada en 1806, fue un éxito en los teatros de la época, ya que se mantuvo 26 días en cartel.

A pesar de la fecha, la enmarcamos tradicionalemente dentro de la Ilustración por los valores que encarna. El término Ilustración se aplica al ideario general del periodo, pero el término apropiado aplicado a las artes es el de Neoclasicismo. La Ilustración representa el intento de romper con el principio de autoridad de la cultura precedente y de rechazar los planteamientos teológicos en cualquier método de investigación. Es por ello que se considera un periodo de tensión entre la fe cristiana y la razón grecolatina, que saldrá triunfante.
Todo ello se trasluce en diferentes “revoluciones” : moral, política, social, económica, insdutrial, científica, urbanística, etc. En España, la monarquía absoluta borbónica, el poder de la iglesia católica y la falta de una verdadera clase burguesa, hizo que la Ilustración arraigase con menos fuerza.
El teatro Neoclásico, haciendo honor a su nombre, se ajustará a las normas clásicas. Busca moralizar y/o educar al público, como es característico del Neoclasicismo y la Ilustración.

Perteneciente al subgénero dramático de la comedia neoclásica, el principal tema tratado es el casamiento desigual entre Don Diego, de 59 años, y Doña Paquita, de 16. La chiquilla acata todas las órdenes de su madre,y la obedece en todo, a pesar de que va en contra de su voluntad, ya que realmente está enamorada de Don Carlos, sobrino de Don Diego.
Respecto a su forma y estilo, cabe mencionar que es un claro ejemplo de obra neoclásica debido a la verosimilitud, como vemos en el hecho de adaptar el lenguaje a la condición social de los personajes.
En la obra se critican distintos temas tales como el casamiento desigual, los límites de la autoridad paternal, la educación de los jóvenes, la libertad de elección o la fiabilidad del juramento en la contracción del matrimonio, temas que podrían tildarse de obsoletos en nuestra sociedad actual y que, como adolescentes, no hemos llegado a vivir ni es un tema de actualidad. No por ello deja de ser entretenida ni es difícil empatizar con sus protagonistas.

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s